Etiquetas

, ,

Exitosa concentración de coches clásicos en Olite, con 40 vehículos

Un seat 1.500 del año 1965 fue el coche más antiguo de la decimoprimera edición de esta fiesta del automóvil

Dos Minis en la concentración de Olite.

Dos Minis en la concentración de Olite. (A.Izko)

El buen tiempo acompañó y fueron alrededor de cuarenta los coches clásicos que participaron el sábado 5 de mayo en la decimoprimera concentración de coches clásicos de Olite, la única de este tipo que se realiza en la Zona Media de Navarra.

En esta ocasión, los participantes circularon por la carretera hasta Falces, municipio en el que visitaron un parque eólico y la ermita de El Salvador, para concluir de nuevo en Olite, donde además de exponer sus turismos en la plaza Carlos III, comieron e hicieron algo de turismo por la hermosa localidad. En su mayor parte, la caravana de coches clásicos estuvo compuesta por utilitarios de las marcas Seat, Mini, Ford Capri y algún que otro Corvette.

José Miguel Guardia, organizador del acto, se mostró más que satisfecho con el número de participantes, tanto que hasta confesó sentirse algo “desbordado” con la multitudinaria respuesta de los amantes del motor.

En cuanto a curiosidades se refiere, dos fueron los coches mencionados por la organización: el más antiguo y el que más kilometraje hizo para llegar hasta la localidad navarra, que en concreto fueron un Seat 1.500 del año 1965 y un Audi llegado desde Martorell (Barcelona), respectivamente.

El propietario del Seat 1500, el soriano Carmelo García, explicó que cuando compró este coche ni se imaginaba el juego que le iba a dar en el futuro, ya que, como el mismo reconoció, “esta afición no está reñida con la familia y todos juntos podemos disfrutar de ella”. Del mismo modo relató que “diez años después de comprar el coche, vino a verme el nieto del propietario original y tal fue la relación que entablamos que juntos creamos el Club Seat 1.500. Actualmente formamos parte de este club, a nivel nacional, 137 socios y solemos hacer tres concentraciones al año”, explicó.

Otro de los vehículos más admirados fue una grúa del año 1978, propiedad de David Lardies, natural de Huesca. El joven, mecánico de profesión, tuvo que invertir seis meses en su puesta en marcha. “Antes era de un ganadero y cuando la compré pasé mucho tiempo buscando piezas y la pluma original, pero estoy contento con el resultado final”, indicó.

Fuente: http://www.noticiasdenavarra.com/

Anuncios