Etiquetas

,

Altaffaylla y ‘La Voz de la Merindad’ colocaron una placa en la casa donde nació en 1883

Nicolás Giral creó en 1906 la revista ‘El Tafallesico’, pionera de las posteriores publicaciones locales de la ciudad

Descendientes de Nicolás Giral, bajo la placa de la calle Cuatro Esquinas.

Por iniciativa del grupo cultural Altaffaylla y en colaboración con la revista La Voz de la Merindad, el pasaso día cinco de mayo se rindió un sencillo y emotivo homenaje a Nicolás Giral Marsall, el tafallés que en el año 1906 puso en marcha y fue el primer director de la revista El Tafallesico,una publicación local que salió a la calle cada 15 de agosto durante diez años consecutivos, hasta 1916, y en ella quedaron recogidos muchos acontecimientos, anécdotas, curiosidades, chascarrillos y temas costumbristas que reflejan el devenir de la época.

El homenaje consistió en la colocación de una placa en la conocida como Casa Elizondo, en el nº4 de la calle Cuatro Esquinas, el edificio donde nació un 2 de febrero de 1883 este precursor del periodismo local. Al acto acudieron una decena de descendientes del homenajeado, representantes de los colectivos organizadores, ediles y numerosos vecinos.

Agurtzane Berrio recordó que esta placa es una más de las que ha colocado Altaffaylla en los últimos años en varios edificios emblemáticos del casco antiguo, con la pretensión de “dar vida y llenar de historia las calles”. En el caso de la placa que se iba a descubrir en ese momento se sumaba La Voz de la Merindad, “nuestra decana de la prensa local”, apuntó Berrio, “para homenajear a un prócer del periodismo local”.

Leire Sevillano, la actual directora de La Voz de la Merindad, glosó la figura y obra de Nicolás Giral, al que calificó como “un tafallés apasionado con Tafalla”. Escritor infatigable, desde muy joven dejó unas curiosísimas Memorias de juventud, manuscritas en 62 cuadernos. Como joven activo e innovador también fue uno de los introductores en Tafalla del ciclismo, deporte entonces casi desconocido. En su juventud, Giral se marchó a Barcelona, donde trabajó como periodista, pero siempre siguió muy vinculado a su ciudad natal.

Aprovechaba sus viajes para investigar sobre la historia de Tafalla o escribir artículos, poesías y parodias locales. Entre 1906 y 1916 publicó la revista El Tafallesico. El humor, la fina chanza, la anécdota local y el inocente cotilleo fueron sus rasgos más importantes. El Tafallesico fue, para Leire Sevillano, “el predecesor de La Voz de la Merindad, que ya hemos cumplido 83 años de existencia”.

Sevillano resaltó las aportaciones de Nicolás Giral como historiador local. “Podemos afirmar -dijo- que fue el primer historiador serio y moderno de nuestra ciudad. Rastreó nuestros archivos, y dentro del tomo que Julio Altadill preparó para la Geografía del País Vasco-Navarro, escribió un resumen de la historia local con el título Tafalla a través de los siglos. En el periódico El Eco de Navarra publicó, entre septiembre de 1912 y junio de 1913, un total de 48 artículos de historia de Tafalla muy documentados. Estaba preparando una Historia de Tafalla mucho más completa, de la que ya tenía redactada 500 cuartillas, cuando murió en Barcelona, el 4 de marzo de 1917, a los 34 años”.

Al finalizar su intervención, Leire Sevillano entregó un ramo de flores a sus familiares más cercanos, los hermanos José Ramón y Asunción Giral, sobrinos del homenajeado. Un hijo de José Ramón Giral y de Teresa Guembe, Martín Giral, descubrió la placa.

Fuente: http://www.noticiasdenavarra.com/

Anuncios