Etiquetas

, , ,

En Ujué existe la creencia de que ciertas aguas del término municipal tienen poder para curar enfermedades.

Hay un agua que viene del cielo. Es la que se recogía en la primera lluvia de primavera, serenada a la luna llena, y que era empleada para lavarse y asegurar la tersura de la cara. Las demás aguas mágicas de Ujué proceden de las entrañas de la madre tierra.
En nuestra villa tenemos el pozo del aljibe, junto a la iglesia, donde solo hay que echar tantas piedricas como hijos se desean tener para que al tiempo haya descendencia segura.

También tenemos el Buzacao, de donde brotan unas aguas muy beneficiosas para la higiene de ojos y párpados.

Y tenemos la prodigiosa fuente del Lezcairu que en San Juan, solo en San Juan, tiene el poder de curar los granos y eccemas de la piel dejándola sana, limpia y bella.

EL ALJIBE.

El aljibe es un pozo que recoge las aguas de los tejados de la iglesia y que en tiempos también recibió el agua de los desaparecidos edificios de Universidad y Castillazo de Ujué.
Está detrás de la iglesia, en lo que era el patio de armas de la antigua fortificación. En la foto aparece el aspecto exterior que tuvo el aljibe hasta los años ochenta.

Su interior es un depósito de enormes proporciones. Fue investigado por espeleólogos durante las recientes exploraciones arqueológicas y se comprobó que ocupa casi la mitad del subsuelo del patio, que está excavado y acondicionado dentro de la roca y que tiene una profundidad de unos16 metros.

Es conocida la antigua costumbre de despertar estas aguas con tantas piedras como hijos se deseaba tener. Hay quien especificaba más y echaba un ladrillo si quería varón, o una teja si quería una niña.

Aunque hoy esta costumbre de echar piedras se tome a risa, hasta hace muy pocos años se creía firmemente en el poder del agua de este pozo.

EL BUZACAO

En el denominado Arrabal del Sol, bajo el edificio de las escuelas y junto al huerto que mantienen los alumnos del colegio, se encuentra la fuente del Buzacao.
Cuando se construyeron las escuelas en los años treinta, el lavadero que empleaba estas aguas quedó oculto bajo el patio del recreo.

Leer completo…

Anuncios