Etiquetas

,

Una entrevista a Pedro Herrero, presidente de Cruz Roja en Tafalla, quien lleva 30 años como voluntario en dicha organización, leída en http://ahorazonamedia.com/.

“Hacer algo a cambio de nada es gratificante”

Pedro Herrero, presidente de Cruz Roja en Tafalla, lleva 30 años como voluntario

Se ve de otra manera pero ya desde la experiencia que llevamos. Yo me siento muy a gusto.

Si le quitaran la Cruz Roja, le faltaría algo ¿no?

Yo creo que sí, es algo que va dentro del programa. Lo echaría en falta.

Los voluntarios, ¿se juntan fuera del horario?

Después de los encierros tenemos por costumbre juntarnos en un local para almorzar y hacer vida asociativa dentro de Cruz Roja.

¿Le priva de algo?

Hago las fiestas de día, no de noche. No se puede estar en misa y predicando. Además a primera hora tienen una cita importante: el encierro. Siempre decimos que no pasada nada, pero el riesgo ahí está.

¿Cómo definiría al grupo?

Es variopinto. Somos gente de todas las edades  y tenemos que agradecer a los voluntarios de otras oficinas que vienen a Tafalla. Porque sólo con los de Tafalla no podríamos llegar a todo, sobre todo el encierro. Porque los festejos taurinos es menos personal. Vienen de Sangüesa Estella, Tudela, Pamplona… Gracias a ellos se puede hacer el servicio.

¿Se está perdiendo el valor de la solidaridad?

Es una pena. La gente no sabe lo qué se pierde porque hacer algo a cambio de nada es gratificante. No es solamente el tema económico. Te abre puertas de cara a amistades y me siento muy afortunado.

¿Cómo está el tema del voluntariado en Tafalla?

La verdad que cuesta mucho atraer a la gente joven. No sé por qué. Van entrando pero con cuentagotas. Yo animaría a al gente. No está sólo la ambulancia , hay muchos temas que tocar.

Como presidente de esta oficina apuesto por lo social. De hecho, compramos un coche de servicio adaptado para dar un servicio  a la población.

No se pueden hacer más servios porque no tenemos más voluntario. Y desde estas líneas animaría a la gente a que se apunte.

¿Qué es lo que más le gusta?

Los encierros.

¿Una anécdota?

Hace uno años, unos cinco minutos antes del encierro nos llamaron del Bar Rafael que había una persona que se había puesto mala. Fuimos a llevarlo a la enfermería. El conductor vio que se cerraba la puerta y arrancó. Se había quedado el voluntario debajo y corrió detrás.  Cuando llegó a la enfermería le abrió la puerta de la ambulancia y nosotros nos estábamos venga reír: había llegado a la vez saltando todos los maderos.

Que tengan muchas anécdotas y que sean buenas en estas fiestas.

Eso, eso. Las de Quesero que no ser repitan. Ahí tuvimos mucho trabajo. Las diferentes oficinas me respondieron enseguida.

¿Ha sido la situación más extrema que ha vivido?

Ni haciendo simulaciones. No fue tanta la magnitud que podía haber sido, pero había que estar en las enfermerías. Todos despavoridos preguntando familias enteras: dónde está mi hijo, dónde está mi novia.

 

Anuncios