Etiquetas

,

Amunarrizqueta, de despoblado a poblado

A lo largo de la historia podemos encontrar en Navarra numerosos casos de núcleos de población que, tras haber quedado despoblados, han vuelto a recuperar su pulso vital, han vuelto a humear sus chimeneas, y por los umbrales de sus puertas han vuelto a transitar personas y animales que les dan vida y calor los 365 días del año.

Hace no mucho un servidor, en su afición por recoger con su cámara los últimos vestigios de aquellas localidades que un día quedaron vacías y en silencio, se acercó, en pleno corazón de la Valdorba, a la localidad de Amunarrizqueta.

Había leído en más de un sitio que este concejo se había quedado deshabitado, igual que había sucedido con otros pueblos de ese mismo valle, o, sobre todo, del valle colindante, La Vizcaya (Aibar) en el que la totalidad de los pueblos quedaron deshabitados, incluso ya inaccesibles algunos de ellos.

Lo cierto es que hasta allí que fui, y… para sorpresa y alegría mía, me encontré con que, no solo había recuperado su vida, sino que al menos, en teoría, tenía posibilidades de recuperar su futuro. Había juguetes, y vi pulular a un niño que entraba y salía de una casa en la que el dintel de una ventana del primer piso denunciaba en una inscripción de piedra, a relieve, que databa del año 1780.

El ruido de los platos (era la hora de comer), la presencia de coches, el buzón, y algún que otro animal doméstico, fueron detalles inequívocos de que Amunarrizqueta, como mínimo Casa Pascual, había recuperado su vida, que no se encontraba cómodo este pueblo en esa extensa lista de despoblados que Navarra tiene.

CEMENTERIO

Visita obligada era la iglesia, precedida en el camino de acceso por unos columpios. Salta a la vista que es un templo desacralizado, abandonado, y en ruina total, muy especialmente la casa abacial. Para que nada le falte hay que decir que el atrio está tapiado, y el edificio vallado y con las correspondientes señales de “Prohibido el paso”.

Con estas medidas de seguridad el titular de la propiedad de esa iglesia queda ya exento de responsabilidad alguna si alguien osa alcahuetear más allá de la valla metálica. Tan solo se libra de este cercado un lateral de la iglesia, por inaccesible, y la parte opuesta al pueblo, en la que está el cementerio con, al menos, tres sepulturas señalizadas.

La más reciente es del año 2007, de don Basilio Jiménez Gurbindo; la más antigua, la de don Aproniano Zulet Sola, es de 1949; y una tercera sepultura, sin fecha, acoge de forma genérica los restos mortales de la familia Zulet Aranguren.

Parece obvio que el apellido Zulet está presente en este lugar desde hace un tiempo. El primer Zulet, o Zuluet, que llegó a Amunarrizqueta lo hizo en 1750. Se trataba de Juan José de Zuluet, de 25 años de edad, y era natural de Orizin. Y vino a casarse con Mariana de Morondo, de la llamada casa de Leonena, quien a su vez era hija de Miguel de Morondo y de Francisca de Lerga.

Cuatro años después vemos que este joven era el único propietario que vivía en Amunarrizqueta, de los tres propietarios que había; el resto de vecinos eran tres caseros, el casero del Palacio, propiedad del marqués de Fuerte Gollano, don Joaquín de Solchaga, de Estella, y los dos caseros de las casas que allí tenía don Juan Martín de Azpilicueta, de Barasoain. Así pues, es a mitad del siglo XVIII cuando vemos a los Zulet ubicarse en este emplazamiento.

Hoy, el cementerio ofrece un aspecto desolado, con un terreno totalmente irregular, y al que, sin embargo, se ve que todavía hay quien le aplica un poco de mimo. Son, como digo, tres sepulturas las identificadas, pero intuyo que muchas más las que están sin identificar, anónimas para siempre.

No hay que olvidar que antaño los enterramientos se hacían en la iglesia. Viendo hoy cómo está ese edificio, cuesta imaginar aquél funeral y enterramiento que tuvo en septiembre de 1720 Graciana Iracheta. Había muerto el día 5 de ese mes, y a sus pompas fúnebres acudieron nada menos que una veintena de sacerdotes.

Debía de ser mujer piadosa aquella, y también algo pudiente, porque su familia entregó a la iglesia nueve robos de trigo, y estacas, y tortas, como acostumbran en semejantes funciones, dice el documento que se conserva en el Archivo Diocesano.

Pero lo curioso no es eso, sino que diez años más tarde fallecía en Amunarrizqueta otra vecina, Felicia de Gulina, que fue enterrada en la misma sepultura que una década antes había acogido los restos de Graciana de Iracheta. La sorpresa fue que al ir a enterrar a Felicia, se encontraron con que Graciana permanecía incorrupta; el propio abad, don Agustín de Barasoain, se ocupó de dejar constancia escrita de aquél hallazgo: “(…) estaba con una rara integridad al cabo de cerca de diez años (…), adviértase a los excavadores el tiento cuando se ofrezca abrir la dicha sepultura“.

IGLESIA DE SAN BARTOLOMÉ

Año 2012, septiembre. Contemplo ahora la iglesia de San Bartolomé, cubierta parcialmente de hiedras; con el campanario orientado al caserío al que la ausencia de campanas lo mantienen obligadamente mudo; el atrio tapiado en su acceso, ocultando así el desplome de cascotes y vigas del que un día fue su techo; la casa abacial es ya irrecuperable desde el punto de vista arquitectónico, no pasa de ser un amasijo de piedras, lajas, vigas y tejas.

Ese es el panorama que ofrece este conjunto de arquitectura religiosa. Ya a mediados del siglo XVIII se sabe que esta iglesia estuvo en muy mal estado, pero parece que entonces, por iniciativa de los de casa Leonena, nuevamente volvió a ser la que fue. Hasta hoy. Silencio total entre esos muros.

Pero… basta un mínimo de sensibilidad para oír a las piedras cómo nos susurran historias; son historias que impregnan ese espacio, esa portalada de medio punto, esas paredes interiores todavía bien lucidas… Hay allí, en todo ello, una historia que hay que saber escuchar, que hay que saber leer, que hay que saber sentir.

Desde el siglo XIII que fue levantado este templo, ¿qué no nos podría contar?, ¡y se está cayendo! Nos podría hablar largo y tendido de los Azpilicueta, parientes del Doctor navarro de Barasoain, que eran los titulares del palacio de Amunarrizqueta, un palacio que a principios del XVIII ya estaba en ruina total, deshecho.

AMUNARRIZQUETA - Navarra.

Por no hablar de cada uno de los abades que por este templo han pasado. A uno de ellos le tocó ser protagonista de asunto medianamente turbio, aunque no por su parte; todo había empezado en 1593 cuando el abad de Zabalza, don Pedro de Leoz, hizo entrega al platero Miguel Férriz de una manzana de plata para que la aderezase (se le llama manzana en las cruces parroquiales al pomo redondeado que hay entre la barra y la cruz); lo cierto es que aquél platero desapareció del mapa sin devolverla al abad que le había hecho el encargo; eso sí, antes de desaparecer se la vendió al abad de Amunarrizqueta, desconocedor de su procedencia, que unos años más tarde se tuvo que enfrentar al correspondiente litigio por parte de los de Zabalza.

Sabido es también que en aquellas oscuras épocas los vecinos pagaban a la Iglesia el diezmo, un impuesto que obligaba a estos a entregar al abad una décima parte de todos los frutos de sus campos. Obviamente el abad atesoraba con ello bastante trigo, que a su vez lo iba vendiendo a unos y a otros, dedicándose así a negocios no muy espirituales que supuestamente los beneficios de los mismos servían para atender las necesidades propias de la iglesia y de la Iglesia, entiéndase.

Y es así como, por ejemplo, en 1630 vemos a la panadera de Barasoain denunciando al abad de Amunarrizqueta, don Martín de Iratxeta, acusándole de vender el trigo por un precio superior al que le correspondía; sin embargo vecinos de unos lugares y de otros cerraron filas en defensa de la honorabilidad del abad acusado, sacando así a relucir que tras las denuncias de la panadera había, no solo falsedad, sino otras causas ajenas al clérigo de Amunarrizqueta.

Allí, en esa iglesia han sido bautizadas decenas de generaciones. Alguno, al leer esto pensará que esta idea le es ajena, que ni conocen Amunarrizqueta, ni conocen su iglesia, y que en consecuencia, aún mucho menos, conocen su pila bautismal. Pero tal vez se equivoquen, pues su pila bautismal es una de las más conocidas y fotografiadas de Europa, no en vano se exhibe, como fuente, en el centro del claustro de Roncesvalles, testigo mudo del paso anual de miles de peregrinos jacobeos.

AMUNARRIZQUETA - Navarra.

Y podríamos seguir poniendo ejemplos, y contando más cosas. Pero… otro día más, que da para mucho. No obstante, quien quiera conocer más a fondo este lugar, yo le recomendaría acudir al Archivo Diocesano de Pamplona y al Archivo General de Navarra. Incluso, mejor aún, en 2006 la Editorial Altaffaylla publicó un interesante libro de Ricardo Urrizola, altamente recomendable, dedicado a los lugares deAmunarrizketa e Iriberri, que supo poner a buen recaudo la memoria de ambos lugares.

Lo que ahora importa es que Amunarrizqueta vuelve a vivir después de haber quedado despoblado. Lo que ahora importa es que sus casas e iglesia todavía pueden contarnos muchas cosas. El valle de Orba, o Valdorba, es una fuente inagotable de sorpresas. Una maravilla, se mire por donde se mire.

Leído en: http://www.zonamedianavarra.com/

Anuncios