Etiquetas

, ,

Cientos de valdorbeses festejaron en la ermita de Cataláin el día del valle

Varios jóvenes degustan las raciones.

Degustación de raciones durante la fiesta.

Cientos de vecinos procedentes de diferentes poblaciones del Valle de Orba se congregaron en el mediodía del pasado domingo en torno a la ermita del Santo Cristo de Cataláin, para festejar la 27º edición de la Fiesta de la Valdorba.

La cita este año resultó más concurrida que en años anteriores y los organizadores recuperaron, con gran éxito, la Feria de Artesanía y de Alimentación que, tras el paréntesis del año pasado en el que no se pudo organizar, se convocó en su 15º edición.

La jornada, en la que acompañó el sol, se inició con una eucaristía en el interior de la ermita de Cataláin, ubicada en el término municipal de Garínoain. El templo se quedó pequeño para albergar en su interior a los fieles que acudieron y muchos asistentes siguieron el acto litúrgico desde el exterior del templo.

La misa comenzó a las 12.00 horas y la ofició el sacerdote Flotildo Martínez. En la homilía el celebrante recordó que “tradicionalmente este día (el de la Cruz de septiembre), era la fiesta más importante de las que se celebraban en Cataláin” y se congratuló por el hecho de que “este año la fiesta ha retomado vitalidad”.

Tras reflexionar brevemente sobre la crisis económica que estamos atravesando, se lamentó especialmente de “la crisis de valores y de la corrupción, de la que nadie se reconoce responsable” para terminar destacando el valor del trabajo en común.

La misa concluyó con el cántico tradicional valdorbes de Viva la Cruz Sacrosanta que se canta en todas y cada una de las romerías a Cataláin.

Baile y feria de artesanía

Posteriormente, en el exterior del templo se sucedieron varias actuaciones folclóricas y musicales, ante la atenta mirada de varios cientos de personas. En primer lugar intervinieron los componentes de la Banda Alai Taldea de Garínoain, dirigidos por la batuta del tafallés Óscar de Esteban. Una de las piezas más aplaudidas fue la canción Baldorba de Benito Lertxundi, que después también interpretaron los gaiteros de Orísoain.

Con el acompañamiento musical de Alai Taldea los dantzaris del grupo Baldorba Dantza Taldea bailaron una jota, un Arin-arin y la Jota de la Pilindros. Su actuación fue seguida de los bailes de la pareja de gigantes de Orísoain con las melodías de su banda de gaiteros.

Al mismo tiempo que se producían estas actuaciones, en el interior de una carpa instalada sobre una superficie de unos 200 metros cuadrados, se celebró la Feria de Alimentación y de Artesanía. En esta ocasión se instalaron más de una veintena de puestos en los que se podían ver y adquirir los trabajos realizados por diferentes vecinos del valle con materiales diversos como la talla de madera, ebanistería, jabones y cosmética casera, entre otros.

En otra parte de la carpa se ofrecía a los visitantes la degustación de raciones y pinchos de menudicos, relleno o chistorra asada. “Todo esto que se ofrece gratuitamente y a cambio de una aportación económica voluntaria, ha sido preparado desinteresadamente por personas de localidades como Pueyo, Garínoain, Iratxeta, Olleta, Orísoain y Mendivil” manifestaba Aurora Beroiz, una de las organizadoras de esta fiesta.

Para lograr la financiación de las actividades este año se vendían boletos para el sorteo de una cesta con productos de la feria, y de un óleo, con la imagen de la ermita de Cataláin, pintado por la artista Sara Ofaño, afincada en la Valdorba.

También se instaló, para conseguir fondos, una barra de bar en el interior de la carpa y durante los conciertos celebrados el sábado en Unzué. “Para la instalación de la carpa hemos contado con el apoyo de la Asociación para el Desarrollo de la Valdorba. El resto se financia con aportaciones voluntarias de vecinos” apuntaba Esther Capellán, otra de las organizadoras.

Leído en: http://www.noticiasdenavarra.com/

Anuncios