Etiquetas

,

Un año más, Tafalla honró a su patrón en una animada y colorida jornada festiva

Los gigantes y kilikis, durante el desfile.

Los gigantes y kilikis, durante el desfile. (CARMELO ARMENDÁRIZ)

Afortunadamente, las lluvias que durante los días previos cayeron con diferente intensidad en Tafalla, en las horas del mediodía del domingo dieron una tregua y permitieron que los vecinos viviesen con el colorido y la ceremoniosidad habitual la jornada dedicada a honrar a su patrón, San Sebastián.

Tras una noche de vísperas en las que se repitieron las ya tradicionales cenas de cuadrillas de amigos, con llenos casi absolutos en los restaurantes, bares y sociedades gastronómicas, el domingo la jornada estuvo centrada en la Misa Mayor, el desfile de la corporación y las comidas familiares.

Los actos de la jornada de ayer se iniciaron a las 6.30 de la mañana con el canto por las calles de la aurora dedicada a San Sebastián, la más popular de las auroras tafallesas. Horas más tarde, a las 11,30 numerosos vecinos y especialmente público infantil se dieron cita en la Plaza de Navarra para ver el inicio del desfile del cortejo que acompaña a la corporación municipal en su traslado hasta la iglesia de Santa María, para asistir a la eucaristía.

Desfile colorista

En este cortejo participaron la Comparsa de Gigantes y Cabezudos, acompañados de dos bandas de gaiteros. Tras ellos, desfilaron el grupo de dantzaris, ataviados con el traje típico de Tafalla, en el que participaron 9 chicas y 8 chicos de la Asociación de exdantzaris Martín Galdiano. Todos ellos bailaron por las calles acompañados por un nutrido grupo de txistularis, seguidos de los clarines y timbales, maceros y la corporación municipal que desfiló en torno a la bandera de la ciudad portada por el edil David Cabrero, del PSN, en su condición de concejal más joven.

Cerrando el cortejo desfiló la Banda de Música La Tafallesa, dirigida por Óscar de Esteban, que durante la subida a la iglesia interpretó con solemnidad la Marcha a San Sebastián, de Miranda y La Fuente, mientras en el regreso hasta la Casa Consistorial pusieron las notas a la melodía Evocación de Emilio Cebrián.

En un templo parroquial completamente abarrotado de fieles, a las 12 del mediodía daba comienzo la Misa Mayor, que en esta ocasión estuvo oficiada por Juan Antonio Aznárez, Obispo auxiliar de la diócesis navarra y Cristof Zoa, Obispo en Sanat Melima (Camerún). Junto a ellos estuvieron como concelebrantes otros 6 sacerdotes, José Manuel García de Eulate, Iñaki Lerga, Koldo de Esteban, Joaquín Martinena, Javier Ecay e Ignacio Sola.

La Misa Mayor resultó especialmente solemne, se desarrolló durante una hora y diez minutos y contó con la participación de la Agrupación Coral Tafallesa, que bajo la dirección de Alicia Osés interpretaron la Missa Brevis de Jacob de Haan.

En el momento de las ofrendas, la alcaldesa de Tafalla, Cristina Sota, presentó la ofrenda del cirio con el que se renueva cada año el compromiso que hizo la ciudad en el año 1426, de tener a San Sebastián como patrono único y perpetuo.

Finalizada la misa muchos feligreses pasaron a besar la reliquia de la boina milagrosa de San Sebastián y después el séquito municipal regresó de nuevo hasta la Casa Consistorial.

Al llegar a la Plaza de Navarra las dantzaris bailaron una jota y un Arin-arin y los gigantes los valses 001 y Cortejo. Todos juntos y acompañados por la Banda La Tafallesa, interpretaron al unísono la Jota de la Pilindros.

Txistularis y tamborrada

Una de las novedades de este año en la tarde del víspera de San Sebastián en Tafalla fue la tamborrada que organizaron el grupo de txistularis de la ciudad. Desde las ocho de la tarde y durante una hora, algo más de una treintena de instrumentistas, ataviados con gorros y mandarras de cocineros recorrieron las calles más céntricas del casco urbano.

Leído en Diario de Noticias

Anuncios